¿Merece la pena Mailchimp? Análisis a fondo. Mailchimp vs Drip

16.06.2019

Analizando a fondo el éxito del gigante de las campañas de email marketing y buscando soluciones alternativas.


Casi todo el mundo que trabaje o haya trabajado con campañas de e-mail marketing habrá oído hablar de Mailchimp, quizá muchos de vosotros incuso lo utilicéis actualmente. No es para menos, desde su creación en 2001 por Ben Chestnut y Dan Kurzius como alternativa a los, para entonces, complejos software de automatización; se ha convertido en el accesorio básico de todo emprendedor en lo que se refiere a automatización de e-mails, diseño de plantillas y análisis de suscriptores.

Tal como han sabido hacer otras empresas del sector como Wordpress (diseño web) o Hootsuite (gestión múltiple de RRSS), Mailchimp ha simplificado una tarea compleja creando accesorios de fácil uso y bonito resultado de forma que cualquiera pueda manejar campañas de email sin perder la cabeza en el intento.

¿Cómo funciona Mailchimp?

Mailchimp dispone de diversas herramientas que posibilitan la interacción del usuario con la web destino, algunas de las herramientas más populares son:

FORMULARIOS DE REGISTRO

En MailChimp, puedes crear listas para agrupar un conjunto de suscriptores. Por lo tanto, para comenzar a utilizarlo, debes crear algunos formularios para incluir a los suscriptores en dichas listas.

Hay varias formas diferentes de crear formularios de registro en MailChimp.

Puedes generar un formulario usando el editor de MailChimp. Una vez completado, te proporcionará un código que se puede incrustar en tu sitio web, en la barra lateral o debajo de una publicación. También se puede usar un pop-up emergente (¡no muy agresivo!) que solicite los datos de contacto al usuario.

CREADOR DE CAMPAÑAS

MailChimp facilita una interfaz de flujo que te guiará paso a paso y de forma sencilla sobre cómo configurar campañas.

Una campaña estándar te permite enviar correos electrónicos en formato HTML o simplemente se puede enviar una campaña de texto simple sin imágenes o formatos prediseñados.

Una vez configurada la campaña se debe elegir a qué suscriptores de la lista enviar los emails. Por supuesto, puedes enviar la campaña a toda la lista o crear un segmento basado en un conjunto de parámetros. Por ejemplo:

1) Suscriptores que han abierto una campaña específica.

2) Suscriptores que hayan abierto alguna de las últimas campañas.

3) Segmentos en función del grado de respuesta a los emails: acceso a web, uso de código de descuento, etc.

4) Segmentos en función de objetivos conseguidos.

Una vez hecho esto, necesitas crear una plantilla. Las plantillas son diseños preestablecidos de MailChimp que se pueden utilizar para campañas determinadas. Puedes elegir una de las plantillas de correo electrónico temáticas de MailChimp o crear las tuyas propias.

AUTOMATIZACIONES

MailChimp incluye 15 variaciones de automatización para elegir. Se puede acceder a estas automatizaciones creando una nueva campaña de correo electrónico y seleccionando la pestaña Automatizaciones.

Un ejemplo es el "Welcome email". Si eliges esta opción, podrás seleccionar si deseas enviar un mensaje de bienvenida único, en serie o basándose en aprendizaje.

Probablemente las automatizaciones más útiles son las diseñadas para el comercio electrónico, como la diseñada para el carrito abandonado o carrusel de compra abandonado. Esta variación de email se utiliza para consumidores que han seleccionado un artículo y lo han "abandonado" sin finalizar la compra o usuarios que han iniciado el proceso de pago en el carrusel de compra pero han abandonado la página sin completar la compra.

Las automatizaciones se pueden editar, aunque es algo tedioso y no muy intuitivo.

Y, ¿CUANTO ME VA A COSTAR?

A pesar de no ser la plataforma más barata del mercado, Mailchimp destaca por su plan Free. Si no sobrepasas los 2.000 usuarios y no requieres enviar más de 12.000 emails al mes Mailchimp es completamente gratuito.

¿Existe alguna alternativa a Mailchimp?

Como he dicho Mailchimp es una herramienta perfecta para pequeñas empresas y usuarios que requieran una estrategia básica de e-mail marketing. Sin embargo, cuando elevas tus campañas a un nivel más complejo, esta plataforma denota carencias en las alternativas de automatización, segmentación y personalización de campañas. Además, las estadísticas derivadas de cada campaña no son todo lo completas que podrían ser.

A nivel personal, he trabajado con Mailchimp los últimos dos años y ha sido un gran acierto en términos económicos y prácticos. Los problemas surgen cuando tratas de optimizar al máximo tus campañas y Mailchimp se queda corto.

DRIP vs MAILCHIMP  

Drip es una plataforma que ha ido ganando fama en los últimos años por combinar la versatilidad de una herramienta simple como Mailchimp con la complejidad de otros sistemas superiores como Active Campaign.

Drip permite segmentar la audiencia a un nivel mucho más preciso y crear campañas basadas en cada segmentación por lo que los resultados son mucho más personalizados. Además las opciones de automatización son mucho más concisas y orientan mejor el contenido hacia el perfil de usuario.

¿CUANTO CUESTA DRIP?

Los planes de pago de Drip son más caros que los de Mailchimp y la versión gratuita solo te permite alcanzar los 100 usuarios pero la funcionalidad del primero hace que sea más rentable una opción de pago.

CONCLUSION

El uso de una herramienta o de otra depende de los intereses de cada persona y negocio. Para freelancers, pequeñas startups o bloggers recomendaría Mailchimp por su sencillez y estética simple. Si Mailchimp se te queda corta optaría por Drip, aun sabiendo que también es una herramienta simple, ofrece muchas más funcionalidades y opciones a nivel profesional.

Para empresas medias o grandes existen mejores herramientas de email marketing (y más caras) como Active Campaing o InfusionSoft